Trabajar como TEDAX EN LA POLICÍA NACIONAL

Dentro del Cuerpo Nacional de Policía se encuentra uno de los dispositivos especializados en la desactivación de artefactos detonantes con más prestigio del mundo, estamos hablando de los agentes TEDAX-NRBQ.

El acrónimo TEDAX hace referencia a Técnico Especialista en Desarticulación de Artefactos Explosivos, mientras que NRBQ al departamento encargado de tratar con agentes Nucleares, Radiológicos, Biológicos y Químicos. Esta unidad de la Policía Nacional surge en el año 1975 como respuesta a los continuos atentados perpetrados por la banda terrorista ETA caracterizados por el empleo de una gran variedad de agentes detonantes, la mayoría de ellos de naturaleza inorgánica, con una base de nitratos del tipo del amonal o el amosal y un segundo, hexógeno, como multiplicador del efecto detonante con el fin de aumentar el poder destructivo.

Desde entonces, la actividad de este destacamento del Cuerpo Nacional de Policía ha estado dirigida a la desactivación, neutralización y desmantelamiento de cualquier elemento que se encuentre en espacios públicos y pueda suponer un riesgo o amenaza para los transeúntes de dichos lugares.

¿Cómo puedo formar parte de esta unidad?

Los integrantes de esta división deben acreditar unas óptimas técnicas, psicológicas y físicas, que deberán potenciar en el periodo de 15 meses que abarca el curso académico y formativo de naturaleza selectiva que tienen que superar aquellos miembros de la Policía Nacional (Que hayan superado la oposición a Policía Nacional) que quieran optar a una especialización como agentes TEDAX-NRBQ .

La exigencia de este periodo formativo obedece a los peligros, riesgos y dificultades a los que se tienen que enfrentar este destacamento policial durante el transcurso de su actividad laboral, puesto que son la primera línea de defensa ante cualquier amenaza que implique agentes detonantes o agentes NRBQ (Nuclear, Radiactivo, Biológico o Químico)

Objetivos y Funciones

El objetivo principal de este escuadrón consiste en la eliminación o, por lo menos, la máxima reducción las supuestas consecuencias dañinas que pudiera generar el estallido descontrolado de cualquier artefacto explosivo o el desprendimiento de cualquier tipo de contenido nuclear, radiológico, biológico o químico.

Igualmente, entre otras funciones de los agentes TEDAX-NRBQ se encuentra la de recoger pruebas, rastros, muestras y serán los encargados de tomar muestras, restos o evidencias, en colaboración con la Policía Científica, que posteriormente serán observadas, examinadas y analizadas para determinar con la mayor exactitud posible la procedencia de las mimas.

Una de las principales cualidades que caracterizan a los egresados en la disciplina TEDAX-NRBQ es su estabilidad emocional.

Todo aquel que quiera pertenecer a este grupo especial del Cuerpo Nacional de Policía deberá demostrar una madurez psicológica, afectiva y emocional muy superior a la media. No se trata únicamente de una cuestión de valentía, en muchas ocasiones la clave está en el control emocional y saber gestionar situaciones de un elevado nivel de estrés, como puede ser la localización y desactivación de una bomba escondida en una mochila alojada en la taquilla de una estación de tren.

La serenidad, la relajación y la tranquilidad constituyen la piedra angular del modus operandi en este tipo de operaciones. Es por ello que se suele decir que la templanza de un agente TEDAX tiene que estar “a prueba de bombas”. Cualquier tipo de perturbación interna que pueda sufrir el agente durante el desarrollo de su actividad puede ocasionar consecuencias y daños irreparables por lo que un excesivo grado de confianza o una actitud despreocupada pueden constituir un alto riesgo para la salud del agente implicado y la de todos aquellos que se encuentren a su alrededor durante la maniobra de inutilización del artefacto explosivo.

Aunque la exigencia es máxima durante todo el periodo formativo y los agentes egresados alcanzan una muy alta capacitación psicológica, física y técnica, esta actividad no queda exenta de percances que, en ocasiones, pueden derivar en el fallecimiento de algún miembro de la brigada.

Muertes en el TEDAX

Respecto a lo anterior, el Cuerpo Nacional de Policía ha contabilizado la pérdida de 13 agentes TEDAX-NRBQ en acto de servicio durante los más de 40 años que esta división lleva velando por la seguridad de toda la sociedad española. La primera víctima fue Rafael Valdenebro, quien falleció en 1978 en La Laguna (Tenerife), mientras intentaba desactivar una bomba articulada por el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) y que iba destinada a un conocido jurista de la zona. La última catástrofe registrada hasta la fecha se produjo en la Comunidad de Madrid en 1991, cuando tres agentes intentaban neutralizar un explosivo colocado en un automóvil por miembros de la banda ETA.

TEDAX y ETA

Como ya hemos comentado anteriormente, la brigada TEDAX-NRBQ del Cuerpo Nacional de Policía debe su origen a la actividad armada y violenta de la banda terrorista ETA que comenzó a causar estragos dentro de la sociedad española a comienzos de la década de 1970.

La acción delictiva de la banda armada, consistente en la creación, desarrollo y colocación de artefactos explosivos en distintos espacios públicos, condujo a una especialización de una división de la Policía Nacional que tuvo que evolucionar y crear un equipo humano y técnico encargado de desarticular las acciones armamentísticas de ETA. Este destacamento ha ido mejorando y perfeccionando todas sus técnicas y habilidades a lo largo del tiempo hasta convertirse en un referente a nivel mundial.

Debido a esta buena reputación como desactivadores de instrumentos explosivos, los agentes TEDAX-NRQB se convirtieron en uno de los principales objetivos de la mortífera estrategia de ETA. Los explosivos colocados por la banda armada cumplían un doble propósito. Por un lado, causar la mayor situación de pánico y terror posible. Y por otro, siempre y cuando no se cumplía el primero, lograr que un agente desactivador sufriera el mayor daño posible mediante el empleo de un segundo elemento detonador.

TEDAX y la amenaza NRBQ

La disolución final de la banda terrorista ETA ahora son nuevos los retos, las amenazas y los peligros a los que debe de hacer frente la unidad TEDAX-NRBQ.

La globalización ha supuesto un continuo y masivo tráfico de todo tipo de sustancias a través de las fronteras. Debido a esta situación, los agentes deben estar vigilantes y atentos a la inclusión en territorio nacional de cualquier agente nuclear, radiológico, biológico y químico que pueda suponer un grave problema de salud para la población española. De igual forma, es importante la previsión y la preparación necesarias para evitar cualquier ataque que se pueda llevar a cabo con este tipo de agentes junto con elementos detonantes en mascares de etiología racial, religiosa, o de cualquier otra índole.

El departamento NRQB se unió a la unidad TEDAX en el año 2005 tras los casos de ataque con ántrax (también conocido como carbunco) que sufrieron algunos políticos y periodistas en Estados Unidos.

En este momento tanto España como Europa vieron la necesidad de desarrollar un departamento ligado a los TEDAX que sirviera para hacer frente a los riesgos potenciales que conllevaban el empleo de diferentes sustancias. Hasta ese momento a los agentes implicados en esas operaciones se les llamaba “agentes de subsuelo” y se les dio una formación en explosivos de la misma forma que a los agentes TEDAX se les dio una formación en agentes nucleares, radiológicos, químicos y biológicos altamente peligrosos.

Balance del TEDAX en sus 45 AÑOS de Historia

La unidad TEDAX-NRBQ ha intervenido, en 45 años de trayectoria, alrededor de 500.000 desarticulaciones, de las cuales más de 17.000 consistieron en el desarme de artefactos explosivos. Las operaciones están relacionadas con avisos falsos (más de 13.000) y exámenes y exploraciones preventivos en celebraciones multitudinarias o eventos con gran afluencia de público, en los que existe cierto nivel de peligrosidad debido a la naturaleza de los mismos. 

A día de hoy, esta brigada pertenece a la Comisaría General de Información. Su organización estructural gira en torno a un mando central y 28 grupos periféricos distribuidos a lo largo de todo el país.

¿Cómo se puede ser TEDAX?

El primer requisito para entrar en la unidad TEDAX-NRBQ es tener al menos 2 años de antigüedad como agente en el Cuerpo de Policía Nacional. Asimismo, es necesario reunir una serie de aptitudes como son la serenidad, la tranquilidad, el autocontrol emocional y las ganas de aprender y continuar formándose. Como ya hemos comentado anteriormente el aspecto psíquico es fundamental, así como la formación continua. Integrantes de la unidad TEDAX-NRQB aseguran que “es como una mini oposición dentro de la oposición”. El curso del TEDAX dura 15 meses.

A lo que hay que sumar tres meses de formación a distancia. Todo ello hace un total de 18 meses. Se trata por tanto de una especialidad bastante exigente dentro del Cuerpo Nacional de Policía, en la que es máxima la dureza de todo el periodo formativo con el objetivo de que sólo “sobrevivan” los que realmente tienen las capacidades necesarias para realizar este trabajo. En esta ocasión el físico es secundario. Prima mucho más ser capaz de responder de manera adecuada a situaciones de un nivel de estrés muy alto.

¿Qué estado Físico se requiere?

Obviamente la aptitud y el estado físico también son importantes. Los agentes TEDAX-NRBQ tienen que llevar un traje antiexplosivos de 30 kilos de peso, a lo que hay que sumar un casco de 10 kilos y, en muchas ocasiones, un escudo del mismo peso que el casco a la hora de trabajar porque tienes que llevar un traje antiexplosivos de 30 kilos de peso . Más el casco que son 10 kilos más. Si tienes que llevar el escudo súmale otros 10 kilos más. A todo ello hay que sumarle los cañones metálicos, también de 10 kilos. Todo ello hace que el agente desactivador tenga que cargar con un peso extra de hasta 60 kilogramos, lo que puede llegar a suponer entre un 70 y un 80 % de su peso corporal. 

El traje es de importación canadiense, está relleno de placas de kevlar, de naturaleza ignifuga, antibalas y antibombas. La protección viene fundamentalmente por la parte frontal, que es la parte que queda más expuesta cuando uno se acerca a un explosivo. En este traje también se sufre bastante estrés térmico debido a que tiene una transpiración prácticamente nula (3 %) Todos los TEDAX para pasar el curso necesitan poder aguantar dentro del traje. Es uno de los requisitos. El sudor dentro el traje puede llegar a ser asfixiante. Para ponerse el traje es necesario la ayuda de dos personas que faciliten la colocación al que se lo está poniendo. La colocación del traje de manera individual es imposible.

Incidencia en la ACTUALIDAD

Actualmente, la mayor actividad de las unidades TEDAX-NRBQ está centrada en la desarticulación de artefactos RR (Reales Reglamentarios). Se trata de utensilios armamentísticos de cierta antigüedad que fueron empleados en distintas guerras, como la Guerra de la Independencia Española o la Guerra Civil Española.

Estos artefactos se suelen encontrar en edificios antiguos o durante excavaciones para distintos propósitos (construcción, arqueología, etc.). La desarticulación de estos objetos se realiza en condiciones de seguridad, y en muchas ocasiones hay que llevar cuidado de no activar ningún mecanismo interno que provoque su explosión.

Tipos de explosivos no detonados más habituales

-Bala de cañón. Fueron bastante empleados durante la Guerra de Independencia Española. Se trata de una bola de plomo, de 30 centímetros de diámetro que se introducía en el cañón y se lanzaba contra el objetivo a batir. No explotaba, sólo era daño físico. 

-Granada de mortero. Esta arma lanza proyectiles explosivos con gran poder destructivo. Es más grande que una granada convencional.

-Granada de mano. Bomba de dimensiones reducidas que se lanza con la mano. La explosión se produce entre 5 y 10 segundos después de haber retirado la anilla de seguridad.

Equipo y material

-Detector de minas o de metales. Se utiliza para rastrear elementos metálicos que puedan ser ocultados por una persona. No tiene utilidad real a la hora de rastrear minas o cualquier otro artefacto explosivo.

-Robot AUNAV-12. Se trata de un dispositivo controlado por control remoto que tiene 4 cámaras que permiten una visión de 360 grados. Está compuesto por un cuerpo (donde se encuentran las cámaras y las ruedas) y un brazo mecánico que lleva incrustado una escopeta. 

-Equipo de rayos X. Mediante radiografía se puede escanear el interior de cualquier objeto y saber que se guarda en su interior.

Solicita Información Hazte TEDAX